El 24 de mayo de 2012 se cumplieron 50 años desde que un cronógrafo de pulsera de Breitling viajó al espacio acompañando al vuelo Aurora 7 en la muñeca del astronauta Scott Carpenter, época en la que la carrera espacial se encontraba en pleno apogeo.

En esta misión, el astronauta americano realizó tres órbitas alrededor de la tierra. El elemento más importante del que estaba dotado ese Navitimer que viajó al espacio era que poseía una graduación de 24 horas que permitía a su portador diferenciar el día de la noche, una necesidad muy valiosa en el espacio y su sistema de cuerda manual. El nuevo modelo construido sobre el Calibre 01 también cuenta con esa indicación y sistema, se le añade una escala de conversión de grados Celsius y Fahrenheit y una función de cronómetro certificada por el COSC (Control oficial suizo de cronómetros). Además posee una esfera negra con contadores plateados y lleva grabado en el reverso el emblema de la misión Aurora 7. Es una edición limitada a 1.962 ejemplares.