El pasado jueves 17 de junio el Club de Golf Terramar de Sitges volvió a acoger una nueva edición de AutoBello. Había ganas de sol y de vida, y el evento se convirtió una vez más en punto de encuentro de aficionados y personalidades del sector de Cataluña y de toda España. Será porque mi niñez sigue jugando en la playa, siempre con un cochecito de Guisval o Majorette a mano. Y el Golf de Sitges, frente al mar, sigue siendo el escenario perfecto para disfrutar de las mejores joyas sobre ruedas. En algunos momentos AutoBello Barcelona 2021 estuvo en peligro por la climatología e incluso a medio día cayó bastante agua, pero las nubes fueron clementes con los participantes. Como siempre, el certamen estuvo dirigido a los coleccionistas de los mejores movimientos del mundo, coches y relojes. Antes de llegar al Club de Golf muchos conductores rodaron por el cercano Autódromo de Terramar, un lugar único, con su pista de hormigón peraltada, inaugurado en 1923. Allí se vivieron momentos mágicos, al rodar juntos los mejores automóviles de la historia de España. Desde los Hispano-Suiza de los años veinte y treinta del pasado siglo hasta el nuevo biplaza Hispano-Suiza Carmen, 100% eléctrico, pasando por el fantástico Pegaso Z-102 Spider Serra de 1956. Debido a las circunstancias excepcionales causadas por el Covid-19, la organización estableció unas estrictas medidas de seguridad para garantizar la salud de todos los asistentes. Esto no fue un obstáculo para que, como siempre, la camaradería y el buen humor fuesen la nota dominante.

El fantástico Ferrari 275 GTB/4 que perteneció al rockero francés Johnny Hallyday está valorado en más de 2,5 millones.

Sobre el césped de AutoBello se combinan modelos clásicos con los automóviles más avanzados del mercado. En este punto destacó el antes mencionado Hispano-Suiza Carmen, el espectacular biplaza con estructura de carbono y más de 1.000 CV de potencia. El Carmen lo condujo Luis Pérez-Sala, expiloto de F1 y jefe de pruebas de este proyecto. También acudieron Miguel Suqué Mateu, presidente de Hispano-Suiza y bisnieto del fundador de la marca, y Sergio Martínez Campos, CEO de la empresa. Curiosamente, el automóvil más antiguo expuesto era de la misma marca y tenía más de cien años, un Hispano-Suiza 16 HP que salió, en 1917, de la fábrica de La Sagrera, Barcelona. Fue el único participante español en terminar la prueba París-Barcelona y lo condujo Joan Subirana, de Mecàniques la Vall. Del mismo taller llegaron el Hispano K6 de 1935, ya fabricado en Francia, y el Rolls 20/25 de 1934, cuyo motor ha sido reconstruido recientemente. Más moderno pero igualmente un icono del estilo, destacó el Mercedes 300 S magníficamente restaurado y presentado por Juan Bolart. Entre los deportivos clásicos hubo dos modelos que llamaron especialmente la atención. El Pegaso Z-102 Serra de 1956 y el Ferrari 275 GTB/4 de 1967. El primero lo condujo el gran coleccionista Ramón Magriñá. El historiador de Pegaso Roberto Alcolea nos aclara que este coche nació como Pegaso Z-103 (103/150-0101) carrozado como segunda serie por Serra. Pero más tarde se le cambió el número de chasis al recibir la mecánica de otro coche, quedando como 0102/150-0173. Y una curiosidad es que apareció en la película Melodías de hoy (1962).

Hispano-Suiza K6 de 1935, Hispano-Suiza Carmen e Hispano-Suiza 16 HP de 1917.

Respecto al Ferrari 275, lo presentó Olivier Le Scanf, alma máter de AutoStorica. Fue la pieza más valiosa expuesta, ya que su cotización ronda los 2,5 millones de euros. Además, esta fantástica unidad perteneció al rockero francés Johnny Hallyday. Solo un coche de esa época pudo competir con este glorioso Ferrari en cuanto a belleza, y nos referimos al Aston Martin DB5 de Luis Planas, con su matrícula original de Barcelona. La electrificación avanza y los asistentes disfrutaron especialmente de la exposición organizada por Porsche, donde hubo dos grandes protagonistas: el Taycan Cross Turismo (100% eléctrico) y el 911 (992) GT3. Estas novedades se vieron acompañadas por numerosos deportivos Porsche de todas las épocas (incluyendo un 911 de 1965 de Julià 911), y es que la marca de Stuttgart parece la más valorada por los asiduos a AutoBello. Otro eléctrico de altos vuelos fue el Audi e-tron GT, cuyas líneas aun poco conocidas levantaron mucha expectación.

Uno de los coches más admirados del evento, el nuevo Porsche 911/992 GT3.

Naturalmente, los ferraristas también fueron legión, encabezados por el presidente del Club Ferrari España, Josep Rodríguez. El empresario asistió con un espectacular 488 Pista personalizado, en un color rojo satinado, inspirado en el de los monoplazas de F1. Pudimos ver lo más nuevo, el SF90 híbrido con 1.000 CV, y acudieron numerosas berlinettas V8 de todas las épocas y cupés V12. Fue curioso que coincidieran tres Testarossa pero ninguno rojo: dos negros y uno blanco. Los incondicionales de Lamborghini también acudieron, muchos de ellos clientes de Lamborghini Barcelona. La marca italiana, junto a Bentley, Aston Martin, Ferrari o Maserati, la comercializa en Barcelona Cars Gallery, del grupo Quadis, la mayor red de concesionarios y talleres oficiales de España. Este año están celebrando su 80º aniversario y AutoBello contó con la presencia de su presidente, Lluís Soler. Los rivales ingleses de los supercars italianos, McLaren, también jugaban en casa, así que el importador para España, McLaren Barcelona, expuso varios modelos entre los que destacó un espectacular 720S edición limitada “Le Mans Edition” naranja. Igualmente cada año crece la cantidad y calidad de Mercedes-AMG que acuden al evento. Junto a modelos como los AMG GT o SLS AMG, este año destacaron los espectaculares Rote Sau (cerdo rojo) presentados por AutoBeltrán, concesionario Mercedes-Benz de Barcelona. Expusieron una fantástica réplica del AMG 300 SEL 6.8 (W 109) de 1971 junto a un reciente AMG GT-R “Rote Sau”, decorado como el coche de los años setenta.

Otras joyas con alma de competición también tuvieron su espacio, como el espectacular Fiat 131 Abarth “Alitalia”, que ha sido restaurado en el taller de clásicos deportivos de Michael Kempf, reputado especialista con sede en Mataró. A su lado brilló el Peugeot 205 T16 Gr. B de calle procedente de una importante colección de Finlandia (al evento acudió otro 205 T16 igual, pero con matrícula española) y el siempre impactante Porsche 935 “JPS”, que ya se expuso en la pasada edición. La organización concedió varios trofeos principales con la forma de la clásica calandra de Rolls-Royce, que conmemora los 110 años de Emily, la figura del Espíritu del Éxtasis. Entre los premiados destacaron el Pegaso Z-102, el Ferrari 275 GTB/4, el Fiat 131 Abarth, el Porsche 911 GT3 o el Hispano-Suiza Carmen.

Foto grupal con varios de los premiados de esta edición.

Además de las “calandras Rolls”, la organización entregó trofeos “Jack Brabham”. Estos premios inmortalizan el momento en el que el piloto tuvo que cruzar la meta empujando su Cooper (GP de EEUU de 1959) para acabar cuarto y lograr su primer título mundial. Respecto a los relojes, para el premio principal SMQ, el jurado presidido por Marc Serruya se decantó por un Longines Piloto Checoslovaquia 1935, cuyo dueño presentó junto con toda su documentación original. El mejor reloj de caballero vintage fue un Rolex GMT Master 1, y el de caballero moderno, un Patek Philippe Horas Mundiales (aunque vimos por ahí un Richard Mille que no quiso presentarse al concurso). El de señora vintage, un reloj pulsera Jaeger-LeCoultre, y el moderno, un Rolex con esfera de diamantes. La próxima cita de AutoBello será en Madrid el 6 de julio. Fotos: D. Acedo, J. M. Roca, J. Lorite & O. Molero