El certamen, dirigido a los coleccionistas de los mejores movimientos del mundo, coches y relojes, se convirtió una vez más en punto de encuentro de aficionados al motor y personalidades del sector de Cataluña y de toda España. En esta ocasión, el trigésimo AutoBello celebrado estrenó sede catalana. Tras varias ediciones en el Club de Golf Terramar de Sitges, en 2020 el evento se ha celebrado en Villa Bugatti (Cabrera de Mar), con menos aforo debido a las restricciones por la covid-19.

Bugatti 57C y Lamborghini Aventador SVJ

También cambiaron los horarios; en lugar de hacer el desfile y concurso de elegancia por la tarde, y la cena por la noche, los asistentes llegaron sobre las 13 para el aperitivo y la comida, y después pudieron ver rodar los coches. Fue casualidad, pero el automóvil más antiguo del evento en Villa Bugatti fue un fantástico Bugatti 57C de 1937, una gran berlina con un motor propio de coche de Grand Prix.

En efecto, lleva un ocho cilindros en línea de 3.3 litros con compresor Roots que rinde 160 CV. Solo se fabricaron diez unidades y sobreviven siete. Pertenece a la familia Planas desde hace más de 70 años y Don Luis Planas, su actual propietario, lo ha restaurado por completo recientemente. Otra pieza que levantó grandes pasiones fue el Porsche 935 de competición, con la librea de John Player Special.

Porsche 911 Turbo “Flat Nose” y Porsche 935

Se mire por donde se mire, es posiblemente el coche más agresivo jamás creado, con su musculosa carrocería y un frontal que parece listo para devorarte. Su aspecto esconde una mecánica igualmente indómita. El que se expuso en AutoBello es un 935 de primera generación. Su chasis es de 1975-1976 y fue empleado como prototipo para evaluar los motores de 3 litros con un solo turbo. El cambio es de cuatro marchas y rinde unos 620 CV con un peso de solo 910 kg. Imposible que pasara desapercibido, y es que el sonido de su mecánica hacía muy difícil mantener una conversación en las cercanías.

Este Porsche ha sido restaurado por completo en el taller de clásicos deportivos de Michael Kempf, reputado especialista con sede en Mataró, al igual que el Bugatti. Junto al 935 se expuso un 911 de calle inspirado en él, un precioso 930, una de las primeras unidades con morro plano que salieron de la fábrica. Otras grandes piezas de Stuttgart fueron un 964 RS y también el nuevo Porsche Taycan 100% eléctrico.

Jaguar XK 140 Le Mans y Ferrari F12 tdf

Como en las ediciones de Marbella-Sotogrande y Madrid de este año, la organización concedió varios trofeos principales con la forma de una llanta de Bugatti T35. Además de los anteriores, también fueron premiados un Jaguar XK 140 Roadster Le Mans presentado por Olivier Le Scanf, alma mater de Auto Storica (con la matrícula negra de California original), y un moderno Lamborghini Aventador SVJ.

El jurado también reconoció la labor que hace Porsche Barcelona en la Ciudad Condal, tanto en coches nuevos como en clásicos. Además de las llantas Bugatti, la organización entregó trofeos “Niki Lauda”, con los que se rindió homenaje al gran campeón fallecido el año pasado. Fue por tanto un galardón muy deseado por los numerosos “ferraristas” asistentes, con piezas como un F12 tdf amarillo, un 458 Speciale azul o un FF blanco Taylor Made con detalles únicos. Muchos incondicionales de los deportivos italianos se interesaron por el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, un complemento perfecto para tener un SUV multiuso en sus garajes.

Otros SUV que despertaron mucho interés fueron el nuevo Cupra Formentor y el DS7 Crossback. Entre los deportivos para bon vivants también brillaron numerosas joyas británicas, como los Aston Virage y Vanquish, el nuevo SUV DBX o los McLaren 720S y 650S. Notable presencia asimismo de Mercedes-AMG, incluyendo SLS AMG y AMG-GT.

El premio principal de relojes fue para una pieza que el jurado presidido por Marc Serruya consideró excepcional, incluso para el alto nivel que suele haber en AutoBello: un pocket watch Patek & Co. enameled de oro de 1847. Como mejor reloj moderno de caballero se seleccionó el Patek Philippe World Time Enamel de oro blanco de 2009. El de caballero vintage más destacado fue un IWC modelo pocket movement de 1920, adaptado a pulsera por pilotos alemanes. El premio para el reloj de señora moderno fue para un Audemars Piaget Royal Oak Vulcano con diamantes de 2007. El de señora vintage, un Cartier Tank de oro de 1919.


Aunque el cielo amenazaba lluvia al final hubo suerte, y cuando cayó la noche los asistentes pudieron disfrutar (sentados en sillas y a distancia) de un concierto de rock con versiones de Elvis Presley.

 

Fotos: J.Lorite