El primer Autobello del año se celebró el pasado 13 de junio en el Club de Golf Terramar, en Sitges, provincia de Barcelona. Antes, los asistentes tuvieron la oportunidad de participar en Las Vueltas TAG Heuer en el cercano e histórico autódromo de Terramar, inaugurado en 1923. En este escenario fue especialmente llamativa la presencia de los últimos prototipos de Bertone, llegados desde Italia para la ocasión.

El coleccionista alicantino, Juan Andrés Cabeza, junto a Emilio Olivares, presidente de Autobello y director de la Revista CAR, junto a los Bertone BSS GT One y BSS GT Cube Concept.

El certamen, dirigido a los coleccionistas de los mejores movimientos del mundo, coches y relojes, se convirtió una vez más en punto de encuentro de aficionados al motor y personalidades del sector de Cataluña y de toda España.

El modelo más veterano que acudió fue el exquisito Avions Voisin C3 de 1925 (arriba), con motor cuatro cilindros de cuatro litros y que pertenece a la misma familia desde hace 80 años. Absolutamente sensacional también el Pegaso Z-102 Enasa Cabriolet de 1952 (abajo), el único con carrocería Enasa convertible que existe.

Los asistentes y participantes pudieron disfrutar de la exposición organizada por Porsche, donde las últimas novedades como el nuevo 911 tipo 992 y el Cayenne Coupé se vieron arropados por muchos deportivos de todas las épocas, como los 356 y los 911. Los incondicionales de la marca germana fueron convocados tanto por Porsche Barcelona como por el Club Porsche España y la delegación catalana del mismo.

Como contrapunto brillaron como siempre numerosos modelos de Ferrari, con presencia de miembros del Ferrari Club España. Desde clásicos como el 250 GTE o un Dino 246 recién restaurado a modelos recientes como los 599 GTO, F12 tdf o 488. Entre los exóticos italianos destacaron el fantástico Lamborghini Islero 400 GTS de AutoStorica o el Alfa Romeo Giulia SS Bertone.

También ligero y apasionante al volante es el reciente Alpine A110, cuya elevada demanda está provocando largos plazos de espera. Honda Por su parte expuso cuatro motocicletas, desde la exitosa African Twin a la deportiva con estética retro CB 1100. Mucho más modernos de aspecto fueron los Lexus, con el espectacular LC500h como buque insignia.

Pero el supercoche más poderoso fue sin duda el McLaren Senna, que desfiló con el piloto Pedro de la Rosa al volante y acompañado por Eduardo Costabal, responsable de la marca en la Ciudad Condal. La marca británica expuso un total de nueve de sus superdeportivos. También desde las islas llegaron tres fantásticos Rolls-Royce, con el SUV Cullinan como novedad más destacada. La firma inaugurará un nuevo concesionario en Barcelona en septiembre y al evento acudió su director, Basel Alkhatib.

Este año la organización concedió ocho trofeos principales con la forma de un radiador de Hispano Suiza, para conmemorar los 100 años de la marca española. Los automóviles merecedores de estos galardones a juicio del jurado fueron el Avions Voisin C3 de 1925, el Pegaso Z-102 Enasa Cabriolet de 1952, el Lamborghini Islero 400 GTS de 1969, el Rolls-Royce Cullinan de 2018, el McLaren Senna de 2018 y el prototipo Bertone BSS GT Cube Concept (2019). También se reconoció la labor de la familia Suqué Mateu, descendientes del fundador de Hispano-Suiza Damián Mateu (1864-1935) y que acaban de relanzar la marca con un deportivo eléctrico. El premio al mejor reloj fue para un F.P. Journe Resonance de 2000.

Otros automóviles y relojes también fueron premiados con la estatua que rinde homenaje al Conde de Villapadierna: entre los clásicos, Buick Eight convertible, Porsche 356B Roadster, Ford GT40 recreación, Porsche 911 “Safari” o Dodge 3700 Serra.

En cuanto a los relojes el premio al reloj moderno de hombre fue para un Richard Mille Chronograph Platinum, y el de mujer para un IWC Diamond & Platinum. El de reloj Vintage de mujer, para un Cartier Santos. También se premió la labor de la red de concesionarios Quadis y del Ferrari Club España, por su brillante iniciativa para recaudar fondos para Cáritas.

Fotos: Javier Lorite