En su primera edición, Autobello logró reunir más de 100 coches y, tan solo cuatro años después, esa cifra se triplicaba con un nivel cada vez mayor, sobre todo en la calidad de los vehículos y relojes presentados a concurso.