La seguna edición en la Ciudad Condal también tuvo lugar en la espectacular pista de polo del Real Club de Polo de Barcelona, allí se congregaron multitud de vehículos pero el mayor protagonismo recayó en el Nuccio Bertone, un prototipo que presento la propia Lilli Bertone, viuda del genial diseñador italiano.