Su nombre proviene de la clásica carrera que se disputaba en Sicilia (Italia), entre las localidades de Targa y Florio, pero desde que fue presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 1965, Targa ha pasado a ser un sinónimo indiscutible de la conducción abierta. Por aquel entonces la marca lo definió como “el primer cabrio seguro del mundo”, y es que incorporaba un arco de seguridad fijo –la famosa “diadema”– que, en caso de vuelco protegía a los ocupantes. Su producción en serie comenzó en 1966 y las primeras entregas llegaron en 1967. En su día costaba unos 1.400 marcos alemanes más que la versión Coupé y, desde que forma parte de la familia 911, ha sido la elección de uno de cada diez compradores.

Ahora le llega el turno a la nueva generación, que fue presentada al público en el pasado Salón Internacional del Automóvil de Detroit (NAIAS). Igual que el legendario Targa original, el nuevo vehículo lleva la característica barra ancha en lugar de los pilares B, una sección de techo escamoteable por encima de los asientos delanteros y una ventanilla trasera envolvente sin pilar C. Pero, a diferencia de los modelos clásicos, el techo del nuevo Targa puede abrirse y cerrarse con solo pulsar un botón. Cuando se aprieta dicho botón, el sistema guarda la capota por detrás de los asientos posteriores, ofreciendo una estampa del vehículo absolutamente espectacular.

El nuevo 911 Targa presenta un equilibrado diseño trasero típico de los Porsche con sistema de tracción a las cuatro ruedas PTM (Porsche Traction Management), que forma parte del equipamiento de serie. Este sistema garantiza un comportamiento dinámico óptimo en todas las superficies y en cualquier tipo de condiciones meteorológicas. Igual que su predecesor, la nueva generación del Targa está disponible en dos variantes, con tracción total en ambos casos. El 911 Targa 4 está propulsado por un motor bóxer de 3.4 litros que desarrolla 350 CV, con los que acelera de 0 100 km/h en tan sólo 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 282 km/h. La versión más potente, el 911 Targa 4S, consigue 400 CV con una cilindrada de 3.8 litros. Esta variante tiene una velocidad máxima de 296 km/h y, con el cambio PDK y el paquete Sport Chrono, acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos. Su llegada al mercado está prevista para mayo. El precio final para España será de 125.973 euros (Targa 4) y 142.806 euros (Targa 4S).