François Demachy ha desmenuzado la fragancia J’Adore para desvelar su quintaesencia y crear Essence de Parfum. El perfume mítico de Dior rinde ahora homenaje al más preciado de los metales. J’Adore L’Or se sumerge deliciosamente en el baño de oro original, el toque final de todas sus creaciones, y el refinado sello de la firma.

Para la elaboración de esta nueva fragancia el perfumista-creador de Dior se ha inspirado en las materias primas más valiosas. Siempre en la búsqueda de los ingredientes más nobles y garante de la calidad de Dior, Demachy ha seleccionado la Rosa Centifolia y el Jazmín Grandiflorum, ambos procedentes de Grasse, una localidad de la Provenza francesa.

Reservada exclusivamente para la Casa Dior y utilizada en la creación de J’adore L’Or, la producción de Le Domaine de Manon es dirigida desde hace tres generaciones por la misma familia. Esta finca ha sabido conservar las tradiciones de un cultivo de calidad en el que se respeta la tierra y en el que las flores del jazmín y de la rosa se cosechan y  recolectan tradicionalmente a mano. François Demachy descubrió Le Domaine de Manon a través de su joven propietaria, Carole Biancalana. Intercambiaron sus diferentes perspectivas profesionales durante un congreso en los Alpes Marítimos. El perfumista de Dior y la heredera de Grasse coincidieron en su pasión por el cuidado de la naturaleza y decidieron firmar un acuerdo de interés común para potenciar la calidad de las flores cultivadas. En Le Domaine de Manon el consumo de agua está controlado, no hay irrigación masiva, sino un sistema calculado de riego por goteo para evitar el desperdicio de un bien tan valioso. En todos los cultivos de esta finca se utilizan abonos orgánicos para preservar el medio ambiente.

La opulenta rosa de cien hojas, llamada Centifolia o Rosa de Mayo, debe naturalmente su bonito nombre a su periodo de floración (mayo– junio) y es el símbolo de la región de Grasse. Su fragancia es exquisita, incomparable e inimitable.  Se poda a mano en febrero para hacerla crecer más enérgicamente. La cosecha dura de cuatro a seis semanas, desde mayo a principios de junio, dependiendo de la cantidad de luz del sol. Para conservar la frescura de las flores y su fragancia, son escogidas y transportadas a diario, comenzando la recolecta a mediodía, y se transforman inmediatamente para la elaboración del perfume. La Centifolia tiene tallos poco resistentes, aunque una práctica de injerto permite remediar esta debilidad. Cuando los tallos se deterioran –una plantación tiene una longevidad de 12 a 15 años–, se les retira del terreno, que queda en barbecho orgánico durante dos años. Esta manipulación natural permite que las Rosas de Mayo florezcan sobre un tallo más resistente frente a las enfermedades y a los riesgos del clima, manteniendo sus ejemplares cualidades. El aspecto de los primeros brotes da un toque de luz a la temporada primaveral y es una dulce recompensa por los esfuerzos de los cultivadores.

El otro componente de J’adore L’Or, el Jazmín Grandiflorum, es originario de la India y florece desde agosto a finales de octubre. Responde a una técnica de cosecha matinal, ya que las flores se abren durante la noche. Los grandes campos verdes parecen encenderse con diminutas luces blancas que brotan como encantadoras luciérnagas. Su recolección es un proceso meticuloso, realizado desde el alba –a partir de las 5:30 horas– con movimientos muy cuidadosos. Las flores minúsculas y frágiles de Grandiflorum deben ser entregadas inmediatamente para transformarse en perfume, y proteger así su nota sensual. Este excepcional jazmín es cada vez más escaso en Grasse, pero la duración de vida de una plantación es larga, aproximadamente 40 años. Si la fragancia del jazmín es a veces muy fuerte, casi embriagadora, el Grandiflorum de Le Domaine de Manon posee características olfativas extraordinarias.  El aire de Grasse es rico con su incomparable olor durante las noches de primavera y verano. Hoy en día, las producciones de Le Domaine de Manon son exclusivas para los Perfumes Dior y sus maravillosas cualidades han sido utilizadas por primera vez en la composición de Essence de Parfum J’adore L’Or.