El tercer AutoBello de la temporada se celebró el pasado 4 de agosto en el Santa María Polo Club de Sotogrande. Un año más se dieron cita allí los principales aficionados a los automóviles y relojes de la Costa del Sol. La cercanía con Marbella permitió que muchos participantes pasaron previamente por Puerto Banús (Marbella), ya que el punto de salida fue el restaurante Daytona Motor Passion, local de referencia para los aficionados al motor de la zona. En el área del puerto es fácil ver automóviles de alto nivel, pero en AutoBello siempre se pueden ver máquinas realmente especiales. La más destacada este año sin duda fue el maravilloso Ferrari 250 GT California SWB, el modelo más legendario y valioso entre la numerosa presencia de la marca italiana. Esta joya, cuyo valor supera los 10 millones de euros, se pudo admirar en el estand del especialista en Ferrari independiente Rosso Corsa. Otra pieza del máximo nivel fue el Porsche 550 RS, un modelo original cuya cotización ronda los cuatro millones.

Entre los modelos de serie limitada con cavallino no faltaron el F50 (con carrocería de carbono lacada en azul) ni LaFerrari, pero lo más llamativo fue la presencia de dos Ferrari Monza, un SP1 (monoplaza) y un SP2 (biplaza). De los Monza solo se van a fabricar 499 unidades a un precio aproximado de 1,6 millones de euros. La visión de ambas barchettas desfilando juntas fue uno de los grandes momentos de esta fiesta del motor. Menos valiosos pero igualmente apasionantes fueron los habituales biplazas V8, como los recientes 488 Pista. O los V12 con un 512 TR amarillo, varios F12 o un elegante 812 GTS en color verde metalizado.

El clásico Ferrari California destacó como el objetivo de deseo de los entendidos, si bien el coche que levantó más expectación fue seguramente el McLaren Speedtail. Además, lo presentó al concurso alguien “de la casa”, el gran Jo Ramírez, Team Manager de McLaren F1 durante casi 20 años. Su carrocería ultraaerodinámica, casi de ciencia-ficción, y su puesto de conducción central, con un pasajero a cada lado, fueron realmente celebrados. Solo se fabricarán 106 unidades de este triplaza con 1.050 CV capaz de alcanzar 400 km/h. Su precio es de 2 millones de euros antes de impuestos. También acudió un impactante McLaren Senna con especificaciones a medida de MSO. Estos fueron la punta de lanza de los McLaren, cada año más numerosos, con los 570 y los poderosos 720S a la cabeza.

Pocas veces se pueden contemplar dos Ferrari Monza juntos. Entre el SP1 (monoplaza) y el SP2 (biplaza) suman 1.620 CV

No obstante, el deportivo moderno más exclusivo fue otro biplaza británico. El sorprendente Aston Martin DBS GT Zagato, en color verde metalizado, lleva un motor V12 de 770 CV y el expuesto era una de solo 19 unidades fabricadas. Aparcado junto al helicóptero negro de Mach Helicopters, fue un momento muy 007.

De la elegancia británica pasamos a la exuberancia italiana, porque los Lamborghini se contaron por decenas. Muchos de ellos se reunieron en el área de Supergarage, donde se pudieron ver muchísimos Aventador y Huracán, pero también varios Diablo y modelos ochenteros como el Countach 25 Aniversario o el exótico Jalpa. En esta edición los asistentes y participantes disfrutaron también de la exposición organizada por Porsche, donde el gran protagonista fue el nuevo Taycan Cross Turismo, 100% eléctrico. Otra novedad sensacional, como el nuevo 992 GT3 (también llegó alguno conducido por su dueño), se vieron arropados por muchos deportivos de todas las épocas, como los 356 y los siempre numerosos 911.

Hispano Suiza H6 prototipo de 1919.

Otro eléctrico puro con ADN deportivo que se pudo ver como primicia fue el Ford Mustang Mach-E, que se vende con tracción trasera o total y con potencias entre 269 y 351 CV. A su lado un muscle car de la vieja escuela pero recién lanzado, el llamativo Mustang Mach 1 en color amarillo. Y más eléctricos que darán que hablar: el Hyundai Ioniq 5 sorprendió a muchos visitantes y, además, fue conducido y presentado por Polo Satrústegui, director general de la marca coreana en España.

Marbella es tierra de descapotables y cada año acuden numerosos Mercedes SL, así como varios Rolls-Royce Corniche. En la zona Audi se reunieron los R8 y RS6. Nos consta que el fuerte calor y la posibilidad de embotellamientos hizo que muchos de los asistentes no se atrevieran a acudir con sus modelos más veteranos, por el temor a que se calentaran. Entre ellos destacó sin duda el Hispano Suiza H6 prototipo de 1919. Para muchos fue el modelo más elegante del certamen, un automóvil con una historia apasionante, y único con su carrocería Duvivier (París-Levalois).

McLaren Senna con especificaciones a medida de la división MSO.

El evento contó con el apoyo de empresas de reconocido prestigio como Gilmar y González Byass. También fue importante la presencia de firmas ligadas a los coches de altas prestaciones, como Supergarage, Ryan Mille, Puerto Motor, The Spec o GTA Murcia.
Este año la organización concedió nueve trofeos principales, con la forma de la icónica parrilla de Rolls-Royce, que conmemoran los 110 años de Emily, la figura del “espíritu del éxtasis”. Los automóviles merecedores de estos galardones, a juicio del jurado, fueron entre otros el 250 California, el Porsche 550 RS, los McLaren Speedtail y Senna MSO, los Ferrari Monza, el Hispano H6, el Aston DBS Zagato y el Countach 25th, conmemorando los 50 años del modelo. El trofeo de relojes fue para un Patek Philippe Nautilus.

Porsche 911 de distintas épocas nunca faltan en AutoBello.

Durante la cena, los asistentes pudieron disfrutar de un espectáculo de flamenco, con la danza de un jinete y una bailaora al ritmo de la guitarra. Cuantos más caballos, mejor.

Fotos: G. Bernabé, Aerospotter & Andres NMCars.