El pasado jueves 2 de agosto unos doscientos automóviles de colección se dieron cita en el Villa Padierna Palace Hotel, en una nueva edición de Autobello Marbella. Como siempre el certamen estuvo dirigido a aficionados y coleccionistas de los mejores movimientos del mundo, coches y relojes, y se convirtió una vez más en punto de encuentro de aficionados al motor y personalidades del sector del automóvil de alto nivel, ya sean clásicos o modernos.

Este año además brilló como Invitado de Honor el gran Horacio Pagani, el creador de los superdeportivos homónimos. El ingeniero de origen argentino, que reside y trabaja en Módena (Italia), destacó las virtudes de Marbella y recordó además que tiene varios clientes en la zona.

Cualquiera que conozca un poco Marbella y sus alrededores sabe que allí se da la mayor concentración de coches de lujo por habitante de toda España. Este año muchos de los participantes se concentraron antes frente al Daytona Motor Passion Bar & Grill en Puerto Banús, para comenzar después un desfile por el puerto. Más tarde tomaron la N- 340 para llegar al campo del golf del  Villapadierna Palace Hotel, donde los automóviles de colección fueron ocupando su espacio en el césped.

Sobre las 20:30 comenzó el Concurso de Elegancia, en el que participaron piezas de todas las épocas. Desde un fantástico Mercedes 300 SL “Gullwing” a los últimos modelos de Aston Martin, Ferrari, Bentley o Lamborghini. Causó sensación por su sonido y su diseño el Lagonda V12 Le Mans de 1939, un coche diseñado para competir en las 24 Horas que fue presentado por un británico y premiado con un trofeo Alfonso de Portago.

Sobre las 10 de la noche comenzó la cena de gala frente a la fachada del palacio-hotel, y se entregaron los premios de esta edición. El jurado decidió premiar con la Copa de Oro al Hispano-Suiza J12 de 1936 con carrocería Fernández et Darrin, un modelo que ha brillado en certámenes tan prestigiosos como el de Villa d’Este. También recibió una Copa el sensacional Ferrari 330 GTS de 1967 presentado por Rosso Corsa.

En cuanto a los deportivos modernos, Eduardo Costabal, CEO de McLaren Barcelona, recibió una Copa por el McLaren 570 Spider y por toda la actual gama de la marca británica. Y la Copa reservada al Personaje del Año fue por supuesto para Horacio Pagani, que llegó al evento al volante de un Pagani Huayra. El trofeo que representa a Alfonso de Portago fue entregado también a los dueños de otros modelos participantes, como el curioso Hupmobile de competición de 1927, el Sbarro GT1 de 1996, el Mercedes McLaren SLR “Stirling Moss” o los nuevos Bentley Continental GT y Lexus LC500.

Tras la cena, los asistentes pudieron disfrutar de un concierto de Fernando Soto.